Skip to content

El sueño americano, según Agarrate Catalina

01/05/2009

En el año 2004, en Uruguay, por primera vez ganó la presidencia el representante de una alianza “de izquierda”: el Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría. Tabaré Cardozo se convirtió en el primer presidente uruguayo que no pertenece ni al partido blanco, ni al colorado.

En ese contexto, la murga uruguaya Agarrate Catalina presenta, en el año 2005, este couplé que posteo, dentro del espectáculo “Los sueños”.

El sueño americano

Teníamos un sueño americano,
sueño capitalista del Tío Sam:
ir subiendo exitosos los escalones,
pisando la cabeza de los demás.
Pero los tiempos cambian y hay que adaptarse,
esa es nuestra consigna empresarial.
Con estos comunistas en el gobierno,
hoy nuestras estrategias van a cambiar.

-A partir de este momento ¡vamos a cambiar la estrategia!
-¡Bravo!
-¡Bien , Ronald , bien!, rá, rá, rá…
-Momentito compañero. Nada de Ronald. A partir de este momento soy el “Compañero Ronald”. El “Compañero Ronald Guevara”. Y usté pasa a ser el “Compañero del Mes” ¿Ta´ claro?
– Comprendido compañero.
– Y pida la palabra antes de hablar , compañero, respete la lista de oradores.

Luchemos por el fin de la hamburguesa,
burguesa, burguesa.
¡Qué viva el sindicato de la empresa,
y la revolución!

¡Un Combo podrido jamás será vendido!
¡Hay que formar, hay que formar un pelotero popular!
¡Porompompom, pirimpimpin, el que no salta es Burguer King!

En la asamblea resolvimos lanzar
un menú proletario para ti:
“Mac” chorizos al pan y empanada feliz,
y un clarete cortado con “Nix”,
y a la cocina marche un medio tanque,
las tortas fritas pal´ sartén.
Vamo´ a tratar que se parezca a un comité.

Incluiremos en la Caja Feliz
ladrillitos como souvenir,
y un manual para armar, y después desarmar,
con su nene el Muro de Berlín.

Luchemos por el fin de la hamburguesa,
burguesa, burguesa.
¡Qué viva el sindicato de la empresa,
y la revolución!

– Acá tiene su Marxxxcombo señor, gracias por su compra ¡y hasta la victoria siempre!
– ¡Compañero Ronald!, ¡esta hamburguesa se me achicharró!
– Por esta vez pasa compañero. Pero recuerde que nuestras hamburguesas tienen que endurecerse… ¡pero sin perder la ternura jamás!

Luchemos por el fin de la hamburguesa,
burguesa, burguesa.
¡Qué viva el sindicato de la empresa,
y la revolución!

– Nos van llegando las adhesiones…
– Tenemos ésta del MPP, Movimiento de Peladores de Papas…

– Always compañeras, siempre compañera, Serena, Mimosa y Siempre Libre compañera también se adhieren. Gracias a las compañeras adherentes por esta adhesión. ¡Tampones del mundo Uníos!

Luchemos por el fin de la hamburguesa,
burguesa, burguesa.
¡Qué viva el sindicato de la empresa,
y la revolución!

– ¡No a la hamburguesa individual!
-¡Sí a la hamburguesa colectiva!
-¡No al vasito individual!
-¡Sí al vasito colectivo!
-¡No al sorbete individual!
-¡Sí a la pajita colectiva!
-¡No, no!

Luchemos por el fin de la hamburguesa
burguesa, burguesa
¡Qué viva el sindicato de la empresa
y la revolución!

– ¡Atención compañeros! porque a partir del día de la fecha a cada compañero trabajador le tocará papa chica, en vez de papa grande, y recuerden que en esta empresa cooperativa “habrá hamburguesas pa´ todos o pa´nadie´”

– ¡¡¡VAMOS COMPAÑEROS… A LAS ARMAS!!!

Esta revolución ya no me gusta,
lo de las papas chicas no me gusta.
Yo mejor no juego más.
Yo mejor no juego más.

Esto venía super divertido,
hasta que se metieron con lo mío.
Y por eso decidí,
que esta lucha no es pa´ mí.

Esta batalla damos por perdida,
yo quiero mi hamburguesa y mi bebida.
A volver a la raíz,
¡Quiero mi Caja Feliz!.

Y al fin aunque me estén subempleando,
matando, explotando,
aunque tres pesos locos toy´ cobrando,
me están haciendo un bien.

Y si produzco mucho a nuestra empresa,
Su empresa, mi empresa,
si frito seis millones de hamburguesas,
¡Gerente podré ser!

Y comerás chatarra con mis ideas,
y beberás batidos con mi confort.
Te quejarás del mundo frente a mi tele,
con mi control remoto, en mi sillón.

Y ni tu presidente, ni tu bandera,
ni tu querido prócer te salvarán.
Lo que nos asegura nuestra victoria
es tu maravillosa comodidad.

Estoy para servirte, porque me sirve.
Estoy para venderte, ya te compré.
Si vos no cambiás algo, no cambia nada…
ni aunque tu presidente sea Fidel.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: